Reebook Z-pump: el ajuste futurista que llega de los 80

03/23/2015

 

Vueltas que da la vida: en Regreso al futuro 2, Marty McFly viajaba de 1985 al año 2015 y se encontraba con unos botines autoajustables que dejaban impresionado tanto al protagonista como a los fans. Ahora que el 2015 es el presente, Reebook ha decidido lanzar la primera zapatilla de running que se auto-amolda al pie del corredor y, curiosamente, lo hace gracias a una tecnología de los 80. Nostálgicos, corran a sus tiendas: ¡regresa el Pump!

Lanzado en 1989, el Pump fue un mítico modelo de zapatilla para baloncesto de Reebook. Éste incluía una válvula de aire que, al hincharse, proporcionaba una sujección impensable hasta la fecha. Recién celebrado el 25 aniversario de este singular botín, la marca inglesa ha decidido perfeccionar y relanzar esta tecnología aplicada al mercado de deportivas que, hoy en día, se encuentra más en auge: el del running.

Zp1

El ajuste perfecto es una de las obsesiones de los miles y miles de corredores que, cada día, patean el asfalto de la ciudad. Demasiada holgura en la zapatilla puede provocar inestabilidad en la pisada y rozaduras, mientras que el extremo contrario, un pie demasiado apretado bajo los cordones, puede ser causante de uñas amoratadas y ampollas. Puesto que no existe ninguna marca (por el momento, pero al tiempo) que haga calzado para runners a medida, Reebook ha dado una vuelta de tuerca a su Pump ubicando una cámara de aire que envuelve el pie del atleta y que, cuando se hincha, se amolda perfectamente a la horma.

Zp2

Este modelo autoajustable de Reebook para runners, bautizado como Z Pump, fue presentado en Nueva York a principios de mes y ya puede encontrarse en tiendas de todo el globo con una amplia gama de colores. Además de la singular cámara de aire, la marca británica no se ha dejado nada en el tintero y ha incluido otra nueva tecnología en el upper (parte superior de la zapatilla), llamada Fusion Sleeve, un innovador tejido monocapa que envuelve el pie y aporta más comodidad y ligereza que los uppers tradicionales, compuestos de más de una decena de piezas. La tecnología más puntera de 2015, aplicada a un clásico de los 80. Marty McFly hubiera alucinado.

Por Pablo Cantó

« Gadgets indispensables para una maleta Espectáculo sobre ruedas »