Las mejores esquiadoras del Mundial

02/21/2015

Acaban de concluir los Campeonatos del Mundo de esquí alpino en EEUU, y seis esquiadoras han destacado sobre el resto. Te recordamos sus nombres.

Son las seis grandes triunfadoras de los Campeonatos del Mundo de esquí, aunque destacan especialmente tres nombres: la mítica Tina Maze, la reina del eslalon Mikaela Shiffrin y la poderosa Anna Fenninger. Estrellas más que relevantes del deporte blanco.

Tina

Tina Maze

Ha sido la reina de la Copa del Mundo de esquí alpino, tras colgarse tres medallas –dos de oro– en las pistas de Beaver Creek Mountain (Colorado, EEUU). La eslovena es uno de los grandes nombres del esquí femenino, al convertirse en la sexta mujer de la historia en ganar en las cinco disciplinas que componen el Mundial. Elegida mejor deportista de Eslovenia en 2005, 2010 y 2011, Tina posee cuatro metales olímpicos, dos de ellos oro en los JJOO de Sochi 2014. Sólo un año antes, estableció un nuevo récord de puntuación (2414 puntos) en la Copa del Mundo. Maze es un icono del esquí, un deporte que empezó a practicar a los tres años. Otra de sus facetas más reconocidas es la de modelo. A la vista están sus cualidades.

Mikaela Shiffrin

Mikaela Shiffrin

Dentro de un mes cumplirá 20 años, pero ya es una referencia del esquí alpino. La deportista estadounidense es la esquiadora más joven de la historia en ganar dos Globos de Cristal y un oro olímpico en la disciplina de eslalon. Ocurrió en los Juegos de Sochi, y superó el récord establecido por la italiana Paoletta Magoni. Hace pocos días, en la Copa del Mundo, Shiffrin se colgó de nuevo el oro en esta categoría y demostró que en el eslalon es imparable. Lo hizo, además, con la presión añadida de competir en casa y ante sus aficionados.

Anna Fenninger

Anna Fenninger

La cosecha de la austriaca Anna Fenninger en la Copa del Mundo ha sido prolija: dos oros (eslalon gigante y supergigante) y una plata (descenso). No en vano, esta esquiadora es todo un mito en su país, donde el deporte blanco es casi una religión. La joven, nacida en 1989, cautiva tanto en las pistas como en las pasarelas, ya que ha protagonizado multitud de campañas de publicidad. El año pasado, en la cita olímpica de Sochi, logró otras dos medallas. Y encandiló a los aficionados por su calidad y su belleza. De hecho, fue una de las atletas más hermosas que participaron en aquellos Juegos de Invierno.

Frida Hansdotter

Frida Hansdotter

La sueca Frida Hansdotter (1985) se adjudicó la plata en el eslalon del Mundial. Se trata de un magnífico resultado para esta joven que de niña también practicó el fútbol. Pero fueron los descensos a toda velocidad por las laderas de Suecia lo que acabaron de enganchar a Frida al esquí alpino. A lo largo de su carrera ha subido 14 veces al podio de la Copa del Mundo.

Viktoria Rebensburg

Viktoria Rebensburg

Es una de las mejores especialistas de eslalon gigante, tal y como demostró hace pocos días al lograr la plata en la Copa del Mundo. A sus 25 años, la esquiadora alemana es puro talento sobre las tablas. A los tres años ya se manejaba con soltura sobre la nieve de Baviera junto a su familia y siendo aún una niña, fue reclutada por su increíble talento. A los 15 años ya se hizo un nombre en su país. Era cuestión de tiempo que pronto se colara entre las mejores, como ocurrió en 2008, cuando se impuso en el Mundial juvenil celebrado en Formigal. El año pasado, una enfermedad pulmonar estuvo a punto de dejarla fuera de Sochi. Su seguridad y su ambición le permitieron acudir finalmente a los JJOO, donde logró el bronce en el eslalon gigante.

Nicole Hosp

Nicole Hosp

La plata en la supercombinada del último Mundial sitúa a la austriaca Nicole Hosp (1983) en la élite del esquí femenino, tras su séptima participación en estos campeonatos. Sus tres medallas olímpicas, dos de ellas en Sochi 2014, avalan la trayectoria de esta joven amante del deporte al aire libre. Cuando su agenda se lo permite, Hosp se atreve con el tenis, el patinaje y la escalada. Además, es una enamorada de los deportes de motor.

Por Blai Ripoll

« Cómo rentabilizar al máximo las horas de sueño Oscar 2015: entre música y pelirrojas »