Cómo rentabilizar al máximo las horas de sueño

02/20/2015

¿Dormir o descansar? Todos hablamos de dormir cuando lo que realmente buscamos es descansar y recuperar la energía para afrontar el trabajo y los esfuerzos diarios. Hay muchas claves y pequeños trucos para maximizar las horas de descanso mientras permanecemos en la cama. Muchas cosas, ni siquiera las sospecharías.

COLCHONES AS1

Para dormir las horas necesarias y que éstas redunden en un buen descanso, lo primero que es necesario vigilar es el espacio físico donde dormimos y nuestros hábitos de vida. En este sentido, hay que procurar cenar pronto o no irnos a dormir inmediatamente recién cenados. Por supuesto, es muy aconsejable no ingerir comida pesada durante la cena. En invierno, un exceso de calefacción puede reducir el comienzo del sueño.

COLCHONES AS2

Aunque lo habitual es dormir entre 7 y 9 horas diarias, es sólo una referencia. No todas las personas necesitan las mismas horas de sueño. Lo ideal, en todo caso, es mantener un horario regular, acostándote y levantándote a la misma hora cada día. Si durante el día realizas una siesta, que sea corta para poder dormir bien por la noche. Además, no es nada aconsejable trabajar en la cama, ni tener dispositivos electrónicos cerca, puesto que esto le da a nuestro cerebro un lenguaje equivocado de lo que significa nuestro descanso.

La herramienta básica para el descanso, fundamental y clave, es el colchón. Los hay de distinto tipo. Se trata de elegir la superficie óptima que más se adapte a nuestros gustos. Los colchones de muelle han sido los tradicionales de toda la vida. Los colchones con carcasas de muelle bicónico están formados por muelles independientes unidos entre sí por hilos de acero. Los colchones con carcasas de hilo continuo están formados por un núcleo de hilo continuo moldeado, que va formando los muelles hasta crear un bloque compacto y uniforme, fijado, al igual que en el tipo anterior, por dos varillas de contorno.

Los colchones de muelles ensacados están formados por una carcasa de muelles, de altura inferior a los anteriores, con forma de barril y cubiertos por unas fundas de materia textil. Con estos muelles se pueden crear diferentes zonas de confort o ergonómicas. Al ir más acolchados que en los otros tipos, se gana en firmeza, en adaptabilidad, confort, aireación y transpirabilidad.

COLCHONES AS3

Los colchones de látex pueden ser naturales o sintéticos. Son adaptables, flexibles, ergonómicos y muy resistentes a la deformación. Los colchones de látex están compuestos del núcleo más una funda compuesta de distintas materias, naturales o no, que según sus características, pueden potenciar las propias propiedades del latex, para conseguir el descanso ideal.  Las diferencias entre el látex natural (con un contenido de pasta de látex natural de un mínimo del 85%) y sintético (bien 100% derivados del petróleo o mezclas de natural con menos del 85% y sintético), son muy pequeñas. 

Otra categoría la componen los colchones de viscoelástica, un material desarrollado por la NASA por su capacidad para aliviar la presión sobre el cuerpo y aplicada por Tempur al sector del descanso. Se trata de un material perfectamente adaptable por su sensibilidad a la temperatura corporal, ejerciendo sobre el cuerpo la mínima presión posible, debido a su retardo en volver a su posición normal, después de haber aplicado un peso o una presión en una zona.

Los colchones HR (High Resilience / Alta Indeformabilidad) ofrecen por su parte unas prestaciones y unas cualidades semejantes a las del látex. Son colchones realizados a partir de un núcleo de espuma de poliuretano de alta resiliencia, cuyas características son muy parecidas a las del látex.

COLCHONES AS4

Según la tecnología del colchón, habrá un tipo de base que será la más indicada. Para un colchón de muelles se pueden utilizar todo tipo de bases, excepto las articulables, ya que al tener las varillas de contorno no se pueden doblar, así como aquellos somieres que tengan muy pocas láminas.

Para colchones de látex y viscoelásticos se recomiendan bases que permitan la aireación necesaria del producto, como somieres de láminas de madera y tacos basculantes que potencien la adaptabilidad del producto.

Es importante señalar que si el colchón cumple más de diez años, pierde completamente sus cualidades. Con el tiempo sus materiales y mecanismos se deterioran. Hay que darle la vuelta al menos una vez al mes.

El complemento imprescindible del colchón es una buena almohada que soporte las cervicales y las mantenga en línea con las dorsales y lumbares.

Si duermes boca arriba, lo más indicado será una almohada de altura media. Si duermes de lado, necesitarás una almohada alta. De este modo, te mantendrás recto y podrás relajarte completamente. 

« Festivales que no te debes perder en 2015 Las mejores esquiadoras del Mundial »