Platos de cuchara para superar el invierno

01/25/2015

Te proponemos la forma más sencilla y deliciosa de combatir las bajas temperaturas. Un buen plato de cuchara con legumbres es todo lo que necesitas para entrar en calor.

Lentejas

Por su módico precio. Por su indiscutible aporte energético. Y, sobre todo, porque están buenísimas. No hay que buscar más razones para consumir legumbres. Si acaso, una más, y es que un buen plato de cuchara es la receta infalible para combatir el frío. El consumo de legumbres es fundamental en el menú semanal para conseguir una dieta sana y equilibrada. De ellas obtenemos un aporte elevado de proteínas e hidratos de carbono, que son el principal combustible del organismo. Además, destacan por su contenido en fibra y minerales, como calcio y hierro.

Una forma más ligera de tomar lentejas es sustituir el jamón y el chorizo por una sabia combinación de verduras: pimiento verde y rojo, cebolla, zanahoria, judías verdes y apio. Como toque especial, prueba a aliñarlas con unas gotas de aceite de sésamo. ¡Verás qué resultado!

Captura de pantalla 2015-01-26 a las 7.22.48

FABES DE ASTURIAS

Amparadas bajo la D. O. Asturias, son una variedad de judía con una característica forma arriñonada, alargada y plana. De tamaño grande y color blanco cremoso, son la base de la receta estrella de la gastronomía asturiana.

GARBANZO CASTELLANO

Sin duda, la variedad más consumida en nuestro país. Es de tamaño mediano o grande, con un prominente pico curvado. De forma esférica y color amarillo anaranjado, resulta muy fino al paladar.

GARBANZO LECHOSO

Es un garbanzo muy tierno, de forma gruesa y alargada, inconfundible por sus marcados surcos y su color blanco amarillento. Destaca por su consistencia cremosa después de la cocción y por ser rico en proteínas.

GARBANZO PEDROSILLANO

De reducido tamaño, tiene una textura tierna y la piel muy fina, por lo que no se desolla con la cocción como ocurre con otras variedades. Es de forma redondeada, con el pico pequeño y puntiagudo y sin apenas arrugas. 

ALUBIA RIÑÓN

De grano blanco y tamaño grande, también se la conoce como alubia de manteca. Destaca por su capacidad de absorción de agua, lo que hace que aumenten su tamaño más del doble una vez cocidas.

LENTEJA CASTELLANA

Es la más grande de las variedades de lentejas, con un tamaño que oscila entre los 7 y 9 mm. Su grano es ancho, redondeado y aplastado, de color verde claro que se va oscureciendo con el tiempo.

 

LENTEJA PARDINA

Debe su nombre a su inconfundible color pardo marrón. Se caracteriza por su pequeño tamaño (entre 3,5 y 4,5 mm), fácil cocción (se puede cocinar sin remojo previo) y exquisito sabor.

Captura de pantalla 2015-01-26 a las 7.22.57

El ritual para preparar un buen plato de legumbres El ritual para preparar un buen plato de legumbres comienza la noche anterior. No olvides comienza la noche anterior. No olvides ponerlas en remojo como mínimo 12 horas antes, a razón de 3 partes de agua por 1 de legumbres de 3 partes de agua por 1 de legumbres. Al día siguiente, cuando pongas la olla al fuego, Al día siguiente, cuando pongas la olla al fuego, recuerda esperar que rompan a hervir sin la tapa y dejarlas que cuezan a fuego durante unos 5 o 10 minutos para poder eliminar la espuma que se forma en la capa superior. 

El secreto para conseguir que tus legumbres queden más tiernas está en añadir la sal al final de la cocción, un truco con el que además conseguirás que no se despellejen. Si lo que quieres evitar son los incómodos gases que suelen provocar, un buen remedio es lo que se conoce popularmente como "asustarlas". Se trata de romper el hervor mientras cuecen, ya sea retirando la olla del fuego durante unos minutos o añadiendo agua fría. ¡Verás cómo funciona!

Las legumbres tienen un índice glucémico bajo y, además, son ricas en saponinas, sustancia que impide la absorción del colesterol en el intestino. Por eso, su consumo es recomendable en el caso de diabéticos y personas con el colesterol alto, combinándolo en este último caso con una dieta baja en grasas.

El perfecto maridaje de un plato de cuchara es un vino tinto. Además, las legumbres tienen compañeros habituales, como son el chorizo, la panceta o la morcilla. Debes tener en cuenta que una ración de legumbres (100 g) aporta de media entre 280 y 400 calorías, una cantidad importante que se puede llegar a duplicar e incluso triplicar cuando se incorporan al guiso chorizo, panceta y morcilla. Por eso, una buena alternativa es sustituirlos por verduras como las judías verdes sin sal que te presentamos. El resultado es un plato ligero y nutritivo.

« Hora de un capricho tecnológico Lo mejor de lo mejor para fotografía deportiva »