Cómo elegir una bici para moverse por la ciudad

01/14/2015

As0

El inicio del año siempre es el momento de plantearse proyectos para cuidarse un poco más: dejar de fumar, apuntarse al gimnasio, empezar a correr...  ¿Un consejo? Este 2015 no pienses solo en cuidar un poco más tu salud sino también la de los demás: ¡empieza a moverte en bici! No solo es más barato que utilizar vehículo propio o transporte público sino que, además, mejorarás tu forma física y ayudarás a reducir la contaminación en la urbe. ¿Convencido? ¡Bien! Ahora toca el segundo paso: es hora de elegir una bicicleta para desplazarse por la ciudad.

As3

No existe una bicicleta definitiva y canónica para utilizar como transporte: según las preferencias de cada usuario, puede que un tipo de ciclo acabe convenciéndole más que otro. Las BTT o todo-terreno (la mountain bike de toda la vida, vaya) son tal vez las más versátiles ya que, además de poderte mover por la ciudad con ellas, también te servirán para una escapadita off road ya sea a la montaña, senderos, pistas... Y cuentan con la ventaja de que, debido al grosor de su rueda y al taqueado, pinchar suele ser más complicado. Tienen, sin embargo, algunas desventajas: la postura en la BTT está pensada para la práctica deportiva y no es todo lo vertical que sería recomendable a la hora de moverse por la ciudad (a más verticalidad, más facilidad para mirar en todas direcciones y más comodidad), y por lo general no llevan guardabarros –ir sin ellos los días lluviosos es un paseo seguro por la lavandería– ni guardacadenas –muy recomendable para no manchar los pantalones–.

As2

Estos inconvenientes suelen estar solventados en las llamadas bicis de paseo o urbanas, con una ergonomía mucho más vertical y están pensadas para utilizar con ropa de calle (guardabarros, guardacadenas, cestas o portabultos...). El inconveniente es que, si alguna vez pretendes dar un paseo fuera de la ciudad, olvídate de ella: su falta de amortiguación, sus cambios pensados para el llaneo y el poco agarre de sus cubiertas convertirán tu aventura en una experiencia poco agradable.

5d1

Otra opción muy a tener en cuenta, y cada vez más en auge, es la de las bicicletas eléctricas: además de recoger todas las ventajas de los ciclos de paseo (aunque también existen modelos de montaña), las eléctricas cuentan con un pequeño motor que te dará un empuje extra en cuestas o llaneos demasiado largos. Esto, que en principio podría parecer una trivialidad, cobra una especial importancia en ciudades como Madrid, con constantes y empinadas subidas, especialmente si vas a utilizar la bicicleta para ir al trabajo: vale, llevas guardabarros y guardacadenas y no te has manchado lo más mínimo, pero... enfréntate a Castellana o a la Calle Segovia, verás lo que es sudar. Un giro de puño en la bicicleta eléctrica y problema solucionado. ¿Con cuál te quedas?

Por Pablo Cantó

« La tentación vive en la séptima planta El DNI de los vinos españoles »