Descansar y dormir, el entrenamiento silencioso

10/01/2014

Planes científicos de entrenamiento y nutrición cuidadosa. Son los dos grandes principios que cuida todo deportista. Pero, ¿y el descanso? Con frecuencia es un aspecto olvidado. Aprende a hacerlo. Es parte del entrenamiento silencioso.

COLCHON AS1

De nada sirven las duras sesiones bicotidianas de trabajo en el gimnasio o en la pista si nuestro organismo no es capaz de asimilar adecuadamente las cargas de trabajo. El cansancio que no podamos recuperar cada noche se irá acumulando y la sobrecarga muscular irá haciendo mella en nuestro cuerpo. Al cabo de cierto tiempo, la merma del rendimiento y las posibles lesiones serán nuestros huéspedes más inesperados.

Por ello, debemos mirar con sumo detalle dónde dormimos. Nuestro colchón es un inseparable compañero de viaje, también en la faceta deportiva. Al menos ocho horas debemos reposar en él. Deben ser horas netas de descanso para que nuestro cuerpo pueda recuperarse del esfuerzo realizado y afrontar nuevas cargas de trabajo para la jornada siguiente.

COLCHON AS3

Ocho horas es el lapso adecuado para una persona normal, pero los deportistas de élite pueden llegar a necesitar hasta diez horas de sueño para que su reloj biológico se encuentre perfectamente afinado. Es decir, la mayor parte de nuestra actividad diaria la desarrollamos tumbados. De ahí que optar por el mejor soporte posible para el descanso diario sea una inversión que dará sus frutos a medio plazo en cuanto a rendimiento. También prolongará nuestra vida deportiva.

Es el llamado descanso pasivo. Fundamental en las recomendaciones que formulan los especialistas en medicina deportiva. Todos ellos coinciden en que la eficacia del entrenamiento depende de la rapidez con que se puedan recuperar las energías y los sustratos perdidos durante el trabajo.

COLCHON AS4

Para capitalizar al máximo las horas de descanso, hay algunos factores clave. Por ejemplo, conciliar el sueño lo antes posible. También reducir en lo posible el índice de las veces que nos despertamos a lo largo de la noche. Y por último, la forma en la que nos despertamos, el auténtico indicador de si hemos tenido un descanso o no de calidad.

La tecnología brinda ya instrumentos para que nuestros periodos de inactividad resulten lo más fructíferos posibles. Ciertos colchones vienen ya específicamente diseñados para la recuperación de deportistas de medio y alto rendimiento. Son capaces de ofrecer una extraordinaria calidad de descanso y un efecto revitalizador gracias a las tecnologías Celliant y Rafrechi. La primera de ellas es una capa del colchón que incorpora tecnología para la recuperación mediante la oxigenación de la sangre. El colchón regula también la temperatura corporal y reduce el dolor muscular. El deportista puede elegir hasta cuatro niveles de dureza según sus prefrencias: suave, medio, duro y muy duro.

« Las fans más guapas del circuito MotoGP Elegancia laboral sin encorsetamientos »