Consejos de Alessandra Aguilar para el maratón de Nueva York

10/30/2014

Alessandra

Alessandra Aguilar es una de las mejores maratonianas de la historia del atletismo español. Estos son sus consejos para correr y disfrutar el maratón de Nueva York, una de las pruebas más importantes del mundo runner.

Alessandra Aguilar es una de las mejores fondistas españolas de todos los tiempos. A sus 36 años, la deportista gallega está aún lejos de colgar sus zapatillas. Su próximo objetivo: correr el maratón de los Juegos Olímpicos de Río 2016. Si se clasifica, será su tercera cita olímpica, después de Pekín y Londres.

Alessandra ha sido la única atleta española capaz de bajar en cuatro ocasiones de 2 horas 30 minutos en la prueba reina del atletismo. En 2011 marcó su mejor marca personal en el maratón de Rotterdam (2h 27minutos). Se trata del tercer mejor registro femenino en la historia española del maratón. En 2013, finalizó en quinta posición en el maratón del Campeonato del Mundo de Moscú.

Alessandra Aguilar

Pero de entre los 14 maratones que ha corrido en su vida, el de Nueva York es tal vez del que guarda un recuerdo más especial. “Es una prueba indescriptible, diferente al resto. Es increíble el espíritu con el que se vive la carrera. La ciudad de Nueva York vive por y para el maratón, todo gira en torno a él”, afirma la atleta, que corrió a través de las calles de la Gran Manzana en 2011.

A Alessandra aún se le pone la piel de gallina cuando rememora el ambiente que se vive en el maratón neoyorquino, un icono del running internacional. “Es admirable cómo lo vive el público, cómo te transmite toda su energía. Para ellos, el hecho de ser finisher es lo más grande que hay. Conseguir transmitir esa magia desde el día que llegas allí y en cada metro del maratón, eso sólo se vive en Nueva York”, apunta.

Alessandra Aguilar3

Circuito exigente

Una inoportuna lesión en el sóleo ha impedido a Alessandra estar el próximo 2 de noviembre en la salida situada en Fort Wadsworth, en Staten Island. A partir de aquí, aguardan 42,195 kilómetros de un circuito extremadamente exigente. “Es un trazado muy, muy duro, con unas cuestas enormes. Hasta que no estás en carrera no te das cuenta de lo que te espera por delante”, reconoce. Y prosigue su relato: “Cuando sales del Bronx y encaras hacia la Quinta Avenida para subir a Central Park es mortal. Yo recuerdo que miraba el Empire State y me centraba en él para no tener bajón”.

Otro aspecto que deben tener en cuenta los 50.000 corredores que participan en este evento, premiado este año con el premio Príncipe de Asturias de los Deportes, es la dureza del asfalto “Tienes que correr con una zapatilla que te amortigüe más que en cualquier otro maratón porque en Nueva York corres directamente sobra roca, y muscularmente rompes antes. Pero el público, el ambiente, las bandas de música que suenan por todas partes… todo eso hace que te olvides”, explica.

Alessandra tiene claro que este maratón “es para disfrutarlo, sentirlo y vivirlo”. “A veces se nos olvida que en una prueba tan dura como el maratón, el hecho de cruzar la meta ya es un triunfo”, apostilla.

Alessandra Aguilar8

Asimismo, resulta imprescindible llegar a Nueva York bien preparado a nivel físico por la dureza del circuito, por las cuestas, por cómo es el asfalto. “Hay que llegar muy fuerte muscularmente. También es clave no dejarte llevar por el ambiente. Hay que intentar ser frío, ir a tu ritmo, disfrutar y no precipitarte, porque la segunda mitad de la carrera es mucho más dura que la primera. Tampoco hay que agobiarse si ves que al principio no puedes correr bien. Tienes 42 kilómetros por delante, no tengas prisa. Hay tiempo para recuperar”, narra.

Pese al esfuerzo que implica el viaje y los inevitables nervios previos a la prueba, resulta básico descansar la semana previa. “Lo que no has hecho antes de esa semana ya no lo vas a hacer. Lo fundamental es llegar descansado para que tu cuerpo ese día esté fresco y puedas afrontar el maratón en la mejor de las condiciones”, cuenta Alessandra.

Alessandra Aguilar4

Disfrutar desde el primer minuto

Ha llegado el gran momento. Cruzar la meta de Central Park está en la mente de todos, pero no será fácil. Aguardan unas cuantas horas de sufrimiento, aunque mejor ni pensar en eso. “Hay que disfrutar de todo lo que vas a vivir, desde que sales de hotel hasta que vuelves. Entiendo que hay nervios pero la clave está en saber disfrutar de todo el entorno porque al final eso es lo que te vas a llevar a casa. Cuando echas la vista atrás en los años, te vas a acordar de con quién coincidiste, a quién conociste, lo bien que te lo pasaste…”, prosigue.

En carrera, la dieta y la hidratación son vitales. Los corredores deben aprovechar los puntos de avituallamiento para ir bebiendo, pero siempre con cautela. “Hay que beber muy poquito a poco, aunque no se tenga sed. Son muchas horas, mucho esfuerzo. Tampoco recomiendo tomar ningún gel en carrera que no se haya probado antes. No hay que forzar porque el estómago es un músculo, hay que tenerlo en cuenta”, concluye la campeona.

Por Blai Ripoll

« Galaxy Note 4, síntesis perfecta entre móvil y tablet Los 5 grandes videojuegos que llegan en noviembre »