Nike, una referencia mítica para el corredor

07/31/2014

Nike hunde las raíces de su prestigio en Steve Prefontaine, un icono del fondo estadounidense. Muchas zapatillas legendarias desde entonces, a las que se une el modelo Lunarglide,  en su sexta generación. Nike nació en una pista de atletismo...

NIKE AS1

Todo comenzó en Oregón. Año 1964. Bill Bowerman, a la sazón entrenador olímpico de atletismo, y Phil Knight, ex atleta y discípulo de Bowerman, fundan el embrión de Nike. La sociedad se llama en sus primeros compases Blue Ribbon Sports y durante los primeros años se dedica a importar y distribuir zapatillas Tiger Onitsuka en la zona oeste de EEUU. Tiempo después, uno de los socios, Bowerman, hace un experimento en su caótico taller de investigación. Introduce caucho en la máquina de hacer gofres de su casa. Y el caucho salido de la máquina adquiere la forma de una suela con rejilla y protuberancias. Un producto considerablemente más ligero que las suelas al uso por entonces, con mucha más capacidad de amortiguación y más tracción y agarre. Nacían de esta forma artesanal y puramente casual las primeras zapatillas del mundo exclusivamente concebidas para el running.

NIKE AS2

El primer atleta de renombre que las probó fue Steve Prefontaine. Un jovencísimo atleta de la Universidad de Oregón que, tras su temprana muerte a los 24 años, tiene la consideración de un mito en las carreras de fondo estadounidenses. Antes de sufrir un accidente de tráfico mortal, Prefontaine había actualizado las tablas de récords estadounidenses en quince ocasiones. Fue una especie de James Dean del atletismo. Un rebelde de las pistas, en las que corría con el corazón. Mientras los demás tiraban de estrategia, Prefontaine lo hacía por agallas. Tal vez este carácter indomable y agresivo le costó una medalla olímpica en Munich 72. Tras tirar como un poseso del grupo en las últimas vueltas, fue cuarto en los 5.000 metros que ganó el mítico Lasse Viren.

NIKE AS3

Aquella olimpiada de 1972 significó la puesta de largo de Nike en el mundo del atletismo. Varios miembros del equipo estadounidense llevaron los primeros modelos de la marca, la mítica Nike Cortez. La leyenda del fabricante comenzó por tanto con un estrecho vínculo con el mundo de las carreras.

Desde entonces, el resto de la historia de Nike es más o menos conocida. El logotipo, el Swoosh, que simboliza una de las alas de la diosa griega de la victoria, Niké, fue encargado a una diseñadora llamada Caroline Davidson. El coste del diseño fue en aquellos años de 35 dólares. Hoy, la firma opera en 160 países y da empleo a más de 35.000 personas.

NIKE AS4

La compañía de Oregón ha producido desde entonces muchas zapatillas con la consideración de míticas entre los aficionados al deporte, sea o no el atletismo. En la mente de todos, por ejemplo, las Nike Air Jordan I, que aparecieron en marzo de 1985. Nike las diseño en los tres colores básicos de los Chicago Bulls: rojo, negro y blanco. Las zapatillas fueron fruto de una gran controversia pues inicialmente su impactante colorido chocaba con el rígido código de vestimenta de la NBA. Fueron prohibidas por el comisionado de la NBA David Stern, que sancionó a Michael Jordan con 5.000 dólares por partido cada vez que saltaba a la cancha con ellas. Nike pagó gustosamente la multa, que acabó convirtiéndose en un elemento más de marketing y cimentó la leyenda de estas botas.

NIKE AS5

Otro modelo en el recuerdo de todos son las Nike Bruin, que llevaba Marty Mcfly en la película “Regreso al futuro”. Y en el mundo del entrenamiento deportivo, el año pasado cumplió tres décadas una zapatilla histórica para muchos: la Nike Pegasus.

Camino de esta vitrina de las míticas está una zapatilla de running de nuestros días, la Nike Lunarglide, que ahora se encuentra en su sexta edición.  Es una de las zapatillas de referencia y más respetadas en el mundo de los corredores, gracias a su ligereza, precio y prestaciones. Este calzado incorpora el sistema de amortiguación Lunarlon, que permite que la fuerza del impacto al correr se distribuya de forma más regular y contribuye a reducir los dolorosos puntos de presión en el pie. Están disponibles en versiones de hombre y de mujer, en una amplísima variedad de colores.

 

« Las chicas del surf español Conservas de calidad con toque atlántico »