Leyendas del alpinismo

02/26/2013

Ascender un ochomil es el reto de cualquier alpinista del planeta, pero está al alcance de pocos. Coronar los 14 ochomiles es una hazaña extraordinaria que queda reservada a la élite de este deporte.

Estas cinco mujeres pertenecen a ese selecto club. No todas ellas han culminado el reto, pero están en el camino.

Motana

Edurne Pasabán. Es una leyenda viva del alpinismo. Nacida en Tolosa (Guipúzcoa) en 1973, Edurne Pasabán es la primera mujer de la historia en ascender los 14 ochomiles. Tardó nueve años en conseguir la hazaña, pero el esfuerzo mereció la pena. Desde niña le apasionó el mundo de la montaña. A los 15 años, comenzó a escalar en roca con uno de sus primos. Un año después ascendió el Mont Blanc. Su primer reto en la cordillera del Himalaya llegó en 1998: el Dhaulagiri. Después vendrían el Everest, el Makalu y las cimas de Lhotse y Gasherbrums. Edurne ya se había hecho un hueco entre las mejores del mundo. El año 2004 fue un punto de inflexión, ya que estuvo a punto de perder la vida en el K2. Tras una lenta y dolorosa recuperación, la alpinista se replanteó su futuro. Estuvo a punto de tirar la toalla, pero finalmente decidió seguir. En mayo de 2010, tras alcanzar la cima de Sisha Pangma, Edurne grabó para siempre su nombre en la historia de este deporte.

Oh Eun Sun

Oh Eun Sun. Cuando sólo tenía cuatro años, Eun Sun veía a su padre escalar el monte Buk-Han en Seúl. Entonces, ya soñaba con ser alpinista. Cuatro décadas después, la coreana estuvo a punto de chafar la fiesta a  Pasabán en el reto de los 14 ochomiles pero las autoridades deportivas consideraron que Eun Sun era una tramposa. La polémica siempre ha acompañado a la deportista asiática, que ha sido acusada de no llegar a las cumbres, de utilizar cuerda fija, de recibir ayuda de los sherpas y de llegar en helicóptero a los campamentos base. La coreana siempre lo ha negado, pero la sombra de la duda no ha desaparecido.

Gerlinde Kaltenbrunner

Gerlinde Kartelbrunner. La escaladora austriaca se convirtió, en 2011, en la primera mujer del mundo en escalar los 14 ochomiles sin ayuda de oxígeno. Ya a los 13 años había completado la ascensión al Sturzhahn, en su país. Diez años después, intentó su primer ochomil. Estuvo a un paso de coronarlo, pero no lo lograría hasta cuatro años después. Kartelbrunner ha estado a punto de perder la vida en la montaña en varias ocasiones, pero su determinación y su fuerza le han servido para superar las situaciones más extremas. Está casada desde hace casi seis años con el montañero austriaco Ralf Dujmovits.

Nives Meroi

Nives Meroi. “Cada paso se convierte en un esfuerzo de voluntad”, ha proclamado en más de una ocasión Nives Meroi (Italia, 1961). La escaladora transalpina pertenece al selecto club de las mejores escaladoras del mundo, y sabe lo que dice. Junto a su marido, Romano Benet, son la primera pareja que ha coronado 11 ochomiles en el denominado estilo alpino: sin oxígeno complementario, sin sherpas y sin campamentos fijos. No obstante, la polémica ha enturbiado algunos de sus logros. Existen dudas de que culminara las cimas del K2 y el Sisha Pangma. Meroi incluso llegó a querellarse contra la austriaca Kartelbrunner, quien cuestionó la ascensión al Dhaulagiri. Tras un parón obligado por problemas de salud de su marido, la pareja ya ha regresado a la montaña.

Kinga Baranowska.

Kinga Baranowska. La bella alpinista polaca ha coronado ocho ochomiles, y sueña con coronar las seis cimas que le restan. Su próximo objetivo es el Makalu, pero no tiene prisa en conseguirlo. Licenciada en Geografía y en Económicas, Baranowska trata a la montaña desde la humildad y el respeto, pero también desde el cariño y la admiración. En sus expediciones evita trabajar con sherpas y con bombonas de oxígeno. Se considera una afortunada por poder vivir de este deporte y ya ha anunciado que, cuando se retire, le gustaría dedicar su tiempo a favor de los colectivos más desfavorecidos. En 2008, la revista Shape la incluyó en la lista de mujeres que más trabajan por cambiar el mundo.

Por Blai Ripoll

« Así se sirve el vino Races Trail Running »