Recuerdos de Londres 2012

01/01/2013

LONDRES

Los momentos deportivos más intensos del año que ahora termina tuvieron lugar este verano. Los Juegos Olímpicos de Londres fueron un evento extraordinario en el que brillaron con luz propia algunos deportistas que pasarán a la historia.

Te recordamos a algunos de aquellos protagonistas inolvidables.

Usain bolt

Usain Bolt. 
El atleta jamaicano se exhibió en Londres, donde maravilló al mundo por su incontestable superioridad sobre la pista. Bolt pulverizó registros y se colgó tres medallas de oro: 100, 200 y relevos 4x100. El corredor marcó un nuevo récord olímpico, tras ganar la final de los 100 metros lisos con un tiempo de 9,63, la segunda mejor marca de la historia. El jamaicano también conquistó un nuevo récord mundial en el 4x100, con un crono de 36,84. Apasionado del baile, el fútbol y la música, Bolt es ya leyenda viva del atletismo.

Michael phelps

Michael Phelps
. El tiburón de Baltimore es el deportista olímpico más laureado de la historia. Sus 22 medallas (18 de oro) suponen un hito en la historia del olimpismo. En los Juegos de Londres, Phelps ganó cuatro oros y dos platas. Tras la cita olímpica, el deportista anunció su retirada. Ídolo de Michael Jordan, el nadador dedica ahora todos sus esfuerzos a su fundación, centrada en el impulso y el desarrollo de la natación, y en los hábitos de vida saludables.

Pistorius

Óscar Pistorius. 
Símbolo de superación personal, el atleta surafricano protagonizó uno de los momentos más recordados de los Juegos de Londres al competir con sus prótesis de fibra de carbono sobre la pista del Estadio Olímpico. Cuando sólo tenía 11 meses de edad, Pistorius sufrió una doble amputación de piernas. Unas piernas artificiales le permitieron dedicarse profesionalmente al atletismo. Tras años de litigios, el corredor logró en Londres su sueño, donde estuvo a punto de clasificarse para la final de los 400 metros.

Mireia Belmonte

Mireia Belmonte. 
Nacida en Badalona en 1990, Mireia se proclamó en Londres doble subcampeona olímpica, al colgarse dos platas (200 mariposa y 800 libres). La mejor nadadora olímpica española de la historia comenzó a dar sus primeras brazadas cuando tenía cuatro años. El médico aconsejó a sus padres que la pequeña practicara natación para corregir una escoliosis, y la niña enseguida comenzó a despuntar sobre sus compañeras. Reconoce que la constancia es una de sus virtudes, admira a Phelps y le gustan los perros, los zumos naturales y escaparse a Mónaco. Sueña con repetir la gloria en los próximos Juegos de Río 2016.

Sanya Richards

Sanya Richards
. Sus dos oros en las finales de 400 convierten a Sanya Richards (1985) en una de las protagonistas femeninas de Londres 2012. Nacida en Jamaica pero nacionalizada estadounidense, Richards comenzó a destacar en el atletismo cuando era una adolescente. Aficionada al baile y a la música, la corredora también tiene tiempo para estudiar Informática en la Universidad de Austin (Texas), donde reside.

Missy Franklin

Missy Franklin. 
La nadadora estadounidense fue, en Londres, la segunda deportista con mejores resultados individuales (cuatro oros y un bronce). Sólo su compatriota Michael Phelps superó a Franklin. A sus 17 años, la joven deportista estableció en la piscina del Aquatics Center un nuevo récord mundial de 200 espalda, y en relevos 4x100 estilos. Tras su hazaña olímpica, Franklin seguirá compitiendo en el equipo de su instituto de Colorado.

Wojdan Shaherkani

Wojdan Shaherkani. 
Ha sido la primera mujer de Arabia Saudí en participar en unos Juegos Olímpicos. La joven judoca (sólo tiene 16 años) se ha convertido en un símbolo a favor de la igualdad entre hombres y mujeres. Su combate apenas duró un minuto, tiempo más que suficiente para hacer historia y reivindicar el papel de la mujer en determinados lugares del mundo. “Deseo que esto sea el inicio de una nueva era para las deportistas de mi país”, proclamó tras su histórico debut.

Erick barrondo

Erick Barrondo. 
Guatemala se rindió a este joven marchista de 21 años, que logró la primera medalla olímpica de la historia para este país centroamericano. Barrondo logró la plata en los 20 kilómetros marcha, y se convirtió de inmediato en un héroe nacional. De origen humilde, el atleta indígena comenzó a trabajar a los 12 años. Hoy representa a una nueva generación de marchistas que han recuperado un deporte casi olvidado en su país. “Me voy a sentir el hombre más feliz del mundo si alguien deja el cuchillo o el arma y lo cambia por un par de zapatos para dedicarse al deporte”, afirmó tras lograr su medalla.

Rudisha

David Rudisha. 
El atleta keniata protagonizó una de las carreras más memorables de todos los tiempos, en una final de los 800 metros que pasará a la historia. Rudisha no sólo se colgó el oro, sino que estableció una nueva marca mundial (1:40,91) estratosférica. Conocido con el sobrenombre de El orgullo de África, Rudisha es de origen masai y es el sexto de siete hermanos.

Mo farah

Mo Farah. 
Los aficionados británicos se rindieron ante la actuación de Farah, campeón olímpico en los 5.000 y los 10.000 metros. El histórico doblete sirvió, además, para romper la hegemonía etíope en la categoría, que había comenzado en los Juegos de Atlanta 96. Farah nació en Somalia en 1983. A los 10 años, huyó de su país como refugiado y aterrizó en Londres, donde vivía su padre. En el colegio pronto descubrieron su talento como corredor. Su progresión fue espectacular en cuestión de pocos años.

Ye shiwen

Ye Shiwen. 
La nadadora china logró uno de los récords más cuestionados de los Juegos de Londres. Su récord mundial en los 400 estilos (4:28,43) hizo saltar todas las alarmas, y la sombra del dopaje planeó sobre la deportista de 16 años. El presidente de la Asociación Mundial de Técnicos de Natación tildó la marca de “inverosímil” e “inquietante”, pero ninguna prueba antidoping destapó regularidad alguna. “No hay dopaje alguno. Desde niños hemos entrenado de forma científica, así que no es difícil para mí”, declaró la atleta. Shiwen también se alzó con el oro en la final de los 200 metros estilos.

Por Blai Ripoll

« Las diez que deberías haber visto este 2012 La cerveza se sube al carro gourmet »