Objetivo: subir la montaña

01/14/2013

Si entre tus propósitos de año nuevo está el probar el montañismo, apúntate al ascenso al Pico del Nevero en la Sierra de Guadarrama que organiza El Club GR10. El primero de la temporada ideal para despertar pasiones por este deporte.

Nieve

Además no hay que tener miedo a dejarse el sueldo en la aventura. Cuando la montaña te llama, no es necesario realizar grandes desembolsos o desplazarse a miles de kilómetros. De hecho, si tu afición es la naturaleza, la tienes más cerca de lo que te imaginas. Al menos así lo demuestra siempre el Club GR10 a través de su calendario de actividades de outdoor repleto de marchas en bicicleta, carreras de montaña, excursiones senderistas y ascensiones de diversa dificultad. La más inminente, de nivel intermedio, es el 19 de enero en la Sierra de Guadarrama.

Un paisaje de montaña madrileño que constituye la gran cantera del montañismo entre los aficionados de la zona centro. De ahí que en el ecuador del invierno, una de sus cimas más conocidas, El Nevero, se erige como la ascensión más inmediata para los socios de este club. Con sus 2.209 metros esta montaña, de las más altas de la Sierra de Guadarrama, está situada en límite de la Comunidad de Madrid y la provincia de Segovia, y se alcanza desde el Puerto de Navafría en dirección oeste, salvando más de 450 metros de altitud por la cresta de la sierra que hace de linde entre las dos comunidades autónomas, o partiendo del aparcamiento de las Lagunillas, como es el caso.

Equipados con raquetas de nieve para salvar las condiciones adversas de la cima en esta época, la senda sube por la cara sur, pasando por la Peña del Cuervo, promontorio rocoso y mirador de excepción, al que sigue un ascenso más pronunciado y ya por lomas somitales se alcanza la helada cumbre del Pico del Nevero. Desde ahí, impresionantes vistas del valle del Lozoya, la llanura segoviana, el macizo de Peñalara, los bosques de Navafría.

El descenso se realiza por el cordal que desde el Nevero lleva hasta las lomas del Alto del Puerto (2.100 metros) y entonces franco descenso dejando a la derecha el Hoyo Grande y su vistoso antiguo circo glaciar de las Lagunillas. De vuelta al Puerto de Navafría, la satisfacción de haber completado una auténtica jornada de montaña. Y sin haber salido de Madrid.

Por cierto, recuerda que al tratarse de una actividad del Club GR10 es necesario inscribirse, de manera totalmente gratuita en esta página web en la que también encontrarás información de esta y de otras futuras ascensiones.

« ¡Felicidades, papá! El bombazo »