FIFA 13, el juego del año

11/22/2012

Fifa1

Desde que en septiembre salió a la venta el FIFA 13 ya se han vendido más de 7,4 millones de unidades en todo el mundo. Un lanzamiento que en sus primeros días se consolidó como el mejor de todos los juegos de deporte de la historia y una saga la de EA Sports con más de una década a su espalda que ya es el videojuego más vendido en al menos 40 países de todo el mundo.

Y en esta ocasión EA Sports ha vuelto a subir el listón. FIFA 13 se ha convertido en uno de los auténticos fenómenos del año. Un videojuego obligado para los amantes del fútbol que trae muchas novedades sobre el césped y supone la más completa experiencia deportiva en videojuegos. Aquí sigue sin haber dos partidos iguales.

En el ataque, el FIFA 13 mejora los regates, el control del balón es más realista y los jugadores se repliegan mejor sobre el campo. La zaga también gana en realismo: sale mejor al balón, no deja tantos huecos y, en el plano físico, los jugadores aguantan mejor las cargas de los defensas.

En definitiva, se mantiene el juego rápido que siempre ha caracterizado a la saga pero con jugadores que saben moverse mejor por el campo, dándole más emoción y realismo a cada partido. Innovaciones en jugabilidad como el Control al Primer Toque, el Motor de Impacto del jugador, el Ataque Inteligente o el Regate Versátil que siguen haciendo de FIFA uno de los mejores y más trepidantes juegos de fútbol.

FIFA13_Soldado_shot_WM

La parte gráfica también mejora aunque hay pocos cambios verdaderamente llamativos pero, como siempre, el nivel continua muy alto con animaciones variadas y elásticas, rostros realistas  acompañados por una música más modernos, efectos de sonido y los comentarios de los locutores encabezados por Manolo Lama.

Otra de las virtudes del FIFA 13 es que los aficionados y jugones pueden compartir con millones de personas en todo el mundo sus impresiones, experiencias y resultados online llevando el concepto de juego mucho más allá hacia lo más parecido a una red social del fútbol.

Por Prado Campos

« Nuevos tiempos para La Roja Bellezas en serie »