El estilo cowboy pisa fuerte

10/05/2012

El salvaje oeste se domestica y afina sus formas para aportar un estilo cowboy contemporáneo sin desterrar sus características principales: tela vaquera, un par de buenas botas, camisas de cuadros y, para los más osados, un sombrero.

El vaquero (o denim) se ha creado, recreado, reinventado y reinterpretado hasta ser una prenda imprescindible y apta para cualquier lugar o momento. Pero su más puro origen está en los cowboys (sencillamente, vaqueros) del Oeste americano: chicos duros y resistentes cuyas prendas no podían ser menos. 

Muchas décadas después, este estilo continúa en alza, aunque modernizado y adecuado a los gustos del siglo XXI. Ni que decir tiene que algunos elementos como las espuelas se han desterrado (menos mal), pero los principales aún se mantienen. Eso sí, con una fina limadura de aristas que hacen perder al hombre ese aspecto casi mítico de dureza para presentarlo más juvenil y desenfadado.

Partamos del vaquero y del color azul. Hay mil estilos para los jeans, pero el cowboy se caracteriza por unos pantalones que se ajustan bien sin ser demasiado prietos ni demasiado caídos. Aspecto desgastado, líneas rectas, cinco bolsillos o con los bajos recogidos son una muestra de sus muchas variedades. A partir de aquí vienen las opciones: el azul marino puede sacrificarse por colores terrosos o tostados, incluso por los mostazas, mientras que el propio vaquero puede ser sustituido por uno de canutillo o tipo chino. 

En este caso, las otras prendas deben aportar la tela vaquera o, si se quiere, su aspecto: cazadoras (estas sí, algo ajustadas a la cintura) y parkas. En ellas, el desenfado es evidente gracias a la libertad de juego que aportan cremalleras, bolsillos, botones, capuchas… Debajo, las camisas de cuadros son el agregado perfecto a este estilo, aunque siempre se pueden suplir por camisas lisas, preferiblemente de colores oscuros.

Y, por supuesto, un buen par de botas o botines: las suelas de goma, lisas o no, son casi obligadas. La piel es idónea en este caso, engrasada o con aspecto de desgaste. Adornos como las hebillas son siempre bienvenidos. ¡Ah!, y un sombrero Stetson, el típico del cowboy… aunque de ala algo más disimulada. En este caso, solo apto para los más atrevidos.

Por Francis Pachá

  1. Camisa de hombre Lee
    Camisa de hombre Lee


  2. Vaquero de hombre Green Coast
    Vaquero de hombre Green Coast


  3. Camisa de hombre Easy Wear
    Camisa de hombre Easy Wear


  4. Vaquero de hombre Lee
    Vaquero de hombre Lee


  5. Bota de hombre Caterpillar
    Bota de hombre Caterpillar


  6. Cazadora de hombre Lee
    Cazadora de hombre Lee

« Bellezas en el paddock Sensualidad bajo el aro »