Sorbetes de frutas, placer refrescante

09/02/2012

Los helados siguen siendo el mejor antídoto cuando el termómetro desafía el descanso de las vacaciones. Con nuevas opciones premium a las que resulta imposible resistirse.

HELADOS

A cualquier hora del día o de la noche, en playa o montaña, el helado de frutas es el refrigerio idóneo, remate perfecto a esa cena gourmet al aire libre en las noches de verano. Con ingredientes naturales, de elaboración artesanal y con gusto exquisito, son una tentación irrefrenable. 

Es el caso de los sorbetes Mövenpick se elaboran con puré natural de frutas, lo que le aporta una textura cremosa única. Los colores o sabores añadidos son siempre de origen natural. Su contenido en materia grasa es inferior al 0,2%.  Están disponibles dos nuevas y exquisitas variedades: Fruta de la Pasión-Mango y Lima-Limón, que convierten algo natural en auténtico lujo.

Un rico culis de Fruta de la Pasión de Ecuador, unido al sutil contraste de la suculenta pulpa de los mangos Alfonso de India, dan como resultado un sabor único a este sorbete suave y cremoso. El sorbete  de Fruta de la Pasión-Mango acompaña perfectamente a un plato de antipasti de pimientos rojos con orégano, vieiras a la crema, gambas al curry con coriandro, carpaccio de salmón o a una ensalada de mango con especias. Es aconsejable servirlo a modo de sandwich de bizcocho, colocando una bola de sorbete entre dos galletas o pastelitos como el genovés.

El sorbete Lima-Limón es ideal como acompañante, entre otros platos, de dorada a la parrilla con mantequilla de alcaparras, tartaleta de limón y sopa de huevo con albóndigas de ternera, tagine de pollo o la ensalada de aguacate. 

Por Irene del Toro. Fotos: Becky Lawton

 

« Entre villanos anda el juego ¿Cómo saldrá el hijo de Piqué y Shakira? »