Mamás en la élite del deporte

09/05/2012

Mamas

Grandes nombres del deporte como Marta Domínguez,  Paula Radcliffe, Dara Torres o Janet Evans comparten varias cosas en común. Todas ellas don deportistas de élite, han participado en grandes torneos como los Juegos Olímpicos y, además, lo han hecho siendo mamás.

Pese a haber sido madres, estas atletas no sólo fueron capaces de volver a la competición, sino que además conquistaron títulos y lograron marcas aún mejores que antes del embarazo.

Paula radcliffe

Uno de los casos más célebres fue el de la corredora británica Paula Radcliffe. La atleta, una de las mejores maratonistas de la historia, se impuso en la maratón de Nueva York apenas diez meses después de tener a su primera hija, en el año 2006. Radcliffe llegó a correr una media de 22 kilómetros diarios durante los primeros 5 meses de sus dos embarazos. Tras los partos, se recuperó de una forma excepcional y en pocos meses recuperó sus niveles más altos de competición.

Algo parecido ocurrió con la tenista belga Kim Clijsters, quien hace pocos días anunció su retirada definitiva de las pistas. Clijsters, exnúmero uno del mundo, hizo un parón profesional en 2007, cuando estaba en lo más alto de su carrera. Un año después tuvo a su hija Jada. Y en 2009, regresó a la competición por la puerta grande: se impuso en la final del US Open al derrotar en dos sets a la danesa Wozniacki. En 2010, Clijsters reeditó el triunfo en el torneo estadounidense. “Me siento orgullosa de ganar un major como madre porque sé cuánto trabajo me llevó recuperar la forma física después de tener a Jada y prepararme mentalmente para la competición”, reconoció la tenista.

Dara torres

Casos como el de Clijsters o Radcliffe no son excepcionales. Las nadadoras Dara Torres y Janet Evans también saborearon la gloria tras ser mamás. El caso de Torres es excepcional. Con sus 12 medallas olímpicas, esta mujer es un icono en EEUU. Su historia es todo un ejemplo para muchas mujeres. Tras lograr cinco metales en los Juegos de Sidney, se retiró de la competición. En 2007, a los 40 años (y 15 meses después de dar a luz a su primera hija), obtuvo el oro en los 100 libres en el Campeonato Nacional de Natación en Indianapolis. Y a los 41 años, regresó a unos Juegos Olímpicos (Pekín 2008), y conquistó tres medallas de plata.

Janet evans

Muy similar es lo que sucedió con la nadadora estadounidense Janet Evans, quien a los 40 años se clasificó para los Juegos de Londres tras haberse retirado de la alta competición para cumplir su sueño de ser madre.

Nur Suryani Mohamed Taibi


Una historia más reciente es la de la tiradora malaya Nur Suryani Mohamed Tibi, que participó en los Juegos de Londres estando embarazada de ocho meses. La deportista participó sin ningún problema en la disciplina de tiro olímpico (modalidad carabina 10 metros), donde concluyó en la posición número 34. “Cuando tienes una nueva vida creciendo dentro de ti te sientes acompañada en todo momento. Mi embarazo no es ningún problema deportivo ni de salud. Además, mi marido me anima y me respalda en todo esto. Desde el principio me dijo que si me sentía con energías de acudir a Londres no debía dar marcha atrás, que probablemente sea el bebé el que me esté dando su fuerza ", explicó la tiradora poco antes de llegar a Londres.

Nuria fernandez

En España, atletas como Natalia Rodríguez y Nuria Fernández han podido compaginar sus respectivas maternidades con la alta competición. Nuria batió el récord de España de 1.500 metros y rozó el podio en los Mundiales de Atletismo de Berlín tras dar a luz a su hija. Y Natalia se colgó la plata en los Europeos de Turín un año después de ser mamá.

Nina Zhivanevskaya

La piragüista Beatriz Manchón y la nadadora Nina Zhivanevskaya también sumaron victorias deportivas tras ser madres. Varios estudios coinciden en que el embarazo supone un estímulo para las deportistas a la hora de regresar a la competición. Sea como sea, las historias de estas deportistas son sinónimo de superación, y demuestran que, pese a los esfuerzos que implica criar a un hijo, la maternidad no es un obstáculo en la carrera profesional de una mujer.

Por Blai Ripoll

« El vídeo de boda más divertido de la historia Tenis y moda »