Las zapatillas perfectas para un maratón

08/13/2012

AperturaZapas

Es tradición que en la última jornada de los Juegos Olímpicos se celebre su prueba más mítica, el maratón, disciplina tan icónica como exigente que cada vez gana más adeptos. Hacerse con un equipo adecuado para practicarla es obligatorio.

Sobre todo porque correr el maratón es el equivalente a 42 kilómetros y 195 metros de sufrimiento físico y de lucha mental contra uno mismo. Eso sí, una vez que empiezas, te engancha, y dicen los que lo han conseguido que una vez que cruzas la meta se te olvidan todas las penas pasadas.

Es evidente que no todo el mundo puede llegar a los tiempos de los ganadores de estos juegos olímpicos, el ugandés Stephen Kiprotich, que se hizo con el oro al terminar la prueba en un tiempo de 2h08:01 y dejó las medallas menores a los keniatas Abel Kirui, con 2h08:27; y Wilson Kiprotich, con 2h09:37.

Pero esto no es impedimento para que miles de personas se apunten cada año a las muchas maratones que pueblan el calendario. Y es que desde las legendarias de Nueva York o Berlín a las más cercanas de Madrid, Barcelona, Sevilla o Valencia, no hay gran ciudad que no quiera recrear en sus calles y avenidas la hazaña de Filípides.

El caso es que este es un reto físico que hay que tomarse en serio siguiendo un entrenamiento que puede convertirse en una tortura si no se cumple al pie de la letra una perfecta planificación de ritmo, alimentación y, por supuesto, equipamiento.

En este último apartado, conviene elegir bien el calzado, ya que cada deportista tiene unas características, unas necesidades y unas preferencias. Por eso hay que hacerse varias preguntas y tener en cuenta distintas variables como el peso del atleta, el tipo de pisada, el terreno por el que se corre, la flexibilidad, amortiguación, estabilidad y respuesta que se espera de la zapatilla… El abanico es tan amplio que conviene no precipitarse y estudiar bien las características de cada producto. Y, por supuesto, conocerse bien.

Una pista para no perderse a la hora de comprar zapatillas es apostar siempre por las primeras marcas, las únicas que realizan esa labor de I+D+I que ayudan al atleta a mejorar su rendimiento. Nike, por ejemplo, usa la tecnología Flyknit, que hace incluso más ligera la zapatilla que llevaban los tres primeros maratonianos del Mundial de 2011, las Nike Zoom Streak 3.

Nike

Una labor parecida a la que hace Adidas con Adizero Adios, las Gel de Asics o la tecnología Wave de Mizuno… Y estas sólo son unas pocas, pues cada zapatilla reúne al mismo tiempo varios avances aplicados en los cuarteles generales de las distintas firmas.

Adidas-adizero-boston-3

Ya sólo tendrás que calzártelas y empezar a entrenar. Al maratón de Londres no llegas pero, ¿por qué no vas a terminar alguna de las pruebas populares de este mismo año? La satisfacción de terminar una maratón merece el esfuerzo.

Por Claudio M. de Prado

« Triunfadoras en el Olimpo Las chicas son guerreras »