Películas para sudar la camiseta

08/06/2012

Cada cuatro años, los Juegos Olímpicos se hacen los amos y los señores de la parrilla televisiva.

Para descansar entre combates de judo, partidos de bádminton o saltos de trampolín, seleccionamos algunos clásicos del cine deportivo para mantenerse en forma.

Pelis

Las 24 horas de Le Mans (Lee H. Katzin, 1971)

La afición del actor Steve McQueen a las carreras de coches convirtió esta película en una obsesión personal. Su rodaje fue uno de los más accidentados que se recuerdan debido al realismo que McQueen exigía y que provocó no pocos accidentes. El resultado es una espectacular película en la que muchas de las escenas provienen de la edición de Le Mans disputada en 1970.

Carros de Fuego

Carros de fuego (Hugh Hudson, 1981)

La música creada por Vangelis para este drama británico ha terminado siendo la banda sonora por excelencia de la épica del deporte. La historia de dos atletas muy diferentes, rivales pero también amigos, en su camino hacia los Juegos Olímpicos de 1924, retrata el atletismo como un camino hacia la superación personal. Todo un canto al sacrificio, el esfuerzo y la integridad.

Senna película

Senna (Asif Kapadia, 2010)

Fallecido en un trágico accidente en el circuito italiano de Imola en 1994, Ayrton Senna es un mito. Este documental cuenta la trayectoria del deportista brasileño, uno de los más grandes pilotos de Fórmula 1 de la historia. La película, de ritmo trepidante, es un gran estudio del carácter reservado de Senna y de la rivalidad que mantuvo con el piloto francés Alain Prost.

Rocky movie

Rocky (John G. Alvidsen, 1976)

La película que lanzó a la fama a Sylvester Stallone es un clásico del boxeo en la gran pantalla. La recordada canción de Survivor, Eye of the tiger, ha terminado representando mejor que muchos discursos el afán de superación del protagonista, un boxeador de tercera que resurge de sus cenizas para disputar el título mundial de los pesos pesados.

Moneyball movie

Moneyball: rompiendo las reglas (Bennett Miller, 2011)

Brad Pitt, una promesa del béisbol que no llegó a triunfar, interpreta al revolucionario director deportivo de los Oakland Athletics. El protagonista aplica métodos estadísticos al juego para meter a su equipo en la elite en una película que retrata a la perfección el funcionamiento de un club deportivo sin apenas incluir escenas a pie de campo.

Evasión o victoria movie

Evasión o victoria (John Huston, 1981)

La aparición de Pelé es el mayor reclamo de esta película de culto. En plena Segunda Guerra Mundial, un oficial nazi organiza un partido de fútbol entre soldados y prisioneros en un campo de concentración. Estrellas del balompié, como el inglés Bobby Moore, o del celuloide, como Sylvester Stallone, figuran en el reparto de esta historia, a medio camino entre La Gran Evasión y un partido de la Champions.

Fastest movie

Fastest (Mark Neale, 2011)

Ewan McGregor, gran aficionado al mundo de la moto, ejerce como narrador estrella en este vibrante documental. Las cámaras siguen el campeonato de MotoGP durante 2010 y 2011, con la lesión de Valentino Rossi y la ascensión a la gloria de Jorge Lorenzo como momentos cumbre. No solo para aficionados al universo de las dos ruedas

Hoosiers movie

Hoosiers. Más que ídolos (David Anspaugh, 1986)

La historia de un entrenador con problemas personales que logra la gloria con un equipo humilde tiene aquí uno de sus ejemplos más recordados. Ambientada en EE UU en los 50, la película se basa en la epopeya de un equipo de baloncesto de instituto al que un técnico, encarnado por Gene Hackman, logra llevar a las finales estatales.

Titanes movie

Titanes. Hicieron historia (Boaz Yakin, 2000)

En 1971, el fin de la segregación racial en el sur de Estados Unidos lleva a la fusión de dos institutos, uno solo de blancos y otro solo de negros. En esta película, Denzel Washington es el entrenador del equipo colegial de fútbol americano y el encargado de aparcar diferencias para unir a los dos grupos de chicos en torno al objetivo de la victoria. 

Pasion por el triunfo movie

Pasión por el triunfo (Paul Michael Glaser, 1992)

Un antiguo jugador de hockey, retirado tras lesionarse, encuentra una nueva oportunidad al lado de una patinadora artística para volver a competir. Con los Juegos Olímpicos de Invierno como trasfondo, la película se centra en la relación entre los dos protagonistas pero también incluye escenas de patinaje reseñables.

Toro salvaje movie

Toro salvaje (Martin Scorsese, 1980)

Filmada en evocador blanco y negro, la película cuenta la historia del boxeador Jake Lamotta, tan constante sobre el ring como excesivo en su vida privada. Dirigida por un Martin Scorsese en plena forma, la historia encierra una de las mejores interpretaciones de la historia del cine con un Robert DeNiro que engordó casi 30 kilos para dar vida al púgil en su etapa más decadente.

El gran miércoles movie

El gran miércoles (John Milius, 1978)

Mucho antes de que el surf se convirtiera en un deporte global, esta cinta consiguió plasmar en las pantallas de cine de todo el mundo la cultura del surf. Ambientada en la California de los años 60 y primeros 70, los tres actores protagonistas dejaron parte de las escenas más espectaculares en manos de deportistas profesionales.

Ellas dan el golpe movie

Ellas dan el golpe (Penny Marshall, 1992)

Durante la Segunda Guerra Mundial, la llamada masiva a filas deja al béisbol estadounidense sin apenas jugadores. Un grupo de mujeres, entre las que están Geena Davis y Madonna demuestran que ellas pueden mantener el espíritu del deporte rey en EE UU. Un Tom Hanks en estado de gracia completa el reparto.

Wimbledon movie

Wimbledon (Richard Loncraine, 2004)

Pese a su popularidad, el tenis no ha sido protagonista en demasiadas películas. Aquí, un tenista lejos de sus mejores días está a punto de colgar la raqueta cuando conoce a una joven y ambiciosa jugadora norteamericana. El desarrollo de esta comedia romántica incluye numerosos partidos que, pese a su realismo, fueron en parte generados por ordenador.

Space jam movie

Space Jam (Joe Pytka, 1996)

En los 90 no había ningún deportista tan idolatrado como Michael Jordan. En la cima de su popularidad, el jugador de la NBA debutó en esta fantasía animada junto a personajes como Bugs Bunny o el Pato Lucas. Lo de menos es el argumento y resulta de obligada visión para cualquier aficionado al baloncesto. Y para cualquier fan de Jordan, claro.

Por Javier Sánchez

« CAT, del trabajo a cualquier parte Bellezas olímpicas »