Los snacks también pueden ser saludables

07/12/2012

Nuevos sabores y procesos para reinventar snacks tan clásicos como las patatas fritas y las palomitas. El picoteo deja de ser lo de siempre e incorpora productos naturales tratados con mimo para cuidar la salud y la calidad. Acompañados de cerveza bien fría, refrescos o tinto de verano, son el complemento imprescindible para las veladas con amigos durante estas vacaciones.

PAPAS



Desde sus inicios, en 2001, las patatas fritas San Nicasio se han distinguido como un producto diferente, de alta calidad y con un valor añadido a los que se ofrecen en el mercado. Desde la selección de la mejor materia prima, pasando por la forma saludable y especial de fabricación que conserva todo su sabor. Son las únicas del mercado que incorporan de forma certificada sal rosa del Himalaya. Una buena y saludable elección, de pureza excepcional, procedente de las profundas capas subterráneas del magma terciario y alimentada por las filtraciones minerales. Baja en sodio y rica en minerales y oligoelementos, hace de la sal rosa, una joya gastronómica, que aporta sin duda a las patatas fritas San Nicasio, un toque de calidad excepcional.   

El método de fritura lenta y a baja temperatura es la máxima garantía de integridad y calidad. Asegura sin duda, un sabor, textura y color uniformes. Además evita al máximo la formación de sustancias no deseables derivadas de la degradación y oxidación que se produce en los aceites a altas temperaturas.

Palomitas

Por su parte, las deliciosas palomitas Joe&Seph’s se obtienen gracias a un proceso de cocción hecho a mano que transmite distintos sabores mientras se comen. Hace estallar el maíz utilizando aire para después cubrirlas con caramelo elaborado de mantequilla, al contrario del método británico normal de estallar las palomitas en una mezcla de aceite y azúcar. Después de muchas degustaciones descubrió que su receta secreta podía fusionarla con ingredientes naturales, de manera que los sabores se liberan en diferentes intervalos a medida que se comen: primero se disfruta del aroma, luego el mordisco crujiente y, finalmente, se saborean todos los distintos sabores de su paleta.

Entre sus variedades destacan las de Coco & Canela, Caramelo, Caramelo con sal, Chocolate belga, Espresso, Canela y manzana, Almendras, Queso cheddar, Queso de cabra y pimienta negra, Macchiato y whisky, y Pimienta y chile.

Fotos: Becky Lawton

« La elegancia más deportiva Amazonas del windsurf »