Vestir en la cresta de la ola

07/19/2012

Surf1

El surf, más que un deporte, es toda una filosofía de vida que alimenta  una subcultura con hondas ramificaciones en la música y, cómo no, en la moda.

Y eso que aunque parezca una práctica nueva hay que viajar a la Polinesia del siglo XVIII para encontrar sus orígenes, aunque es a mediados del siglo XX, primero en Hawai y luego en Australia y California, cuando surge la figura del surfero que no sólo devora kilómetros buscando la gran ola, sino que la sueña y la lleva dentro... y fuera.

A eso ayuda mucho la moda basada en este deporte, un estilo particular de vestir que tiene sus pioneros en 1970, cuando dos surferos deciden establecerse en Torquay (Australia) y fundar allí Quiksilver con la intención de ganarse la vida diseñando bañadores, calzado, complementos y material técnico específicos para surfear.

Surf2

Unos diseños que enseguida fueron bien acogidos por la comunidad, y no sólo por tener como prescriptores a campeones como Tom Carroll y Kelly Slater, sino porque otras marcas como Billabong surgieron un poco más tarde, en 1973, para seguir el camino de los grandes maestros de la moda surfera.

Los años pasaron, y aunque en un principio parecía un deporte principalmente masculino, poco a poco las chicas también comenzaron a interesarse por cabalgar las olas. Ellas también querían su propia moda, y por eso, en 1991, nace Roxy, la versión femenina de Quiksilver cuyo logotipo es una ola en forma de corazón que  deriva del de la marca matriz y que, a su vez, está basado en la obra La gran ola de Kanagawa, del pintor Katsushika Hokusai.

Surf3

Claro que el verdadero mérito de estas y otras enseñas especializadas como O'Neill ha sido su capacidad para llevar la atmósfera surfera no sólo a la playa, sino también a la piscina y a la calle con prendas y calzado que trascienden círculos cerrados para establecerse como tendencias universales. De hecho, son las marcas nacidas en el mundo del surf las puntas de lanza de la moda baño.

Prueba de su amplitud de miras son los lanzamientos de estas marcas en alianza con diversos artistas, como es el caso de Andy Davis con Billabong para el verano de 2012. Y eso no es todo: Roxy se atrevió en sus primeros años con prendas vaqueras y gracias a eso hoy es toda una marca lifestyle.

Definitivamente, nunca un acto tan simple como flotar sobre el mar dio para tantas hazañas.

« Lecciones de estilo con inspiración sueca Las bicis del Tour »