A favor del gin-tonic sencillo

05/28/2012

Tonic

Ocurre siempre que algo se pone demasiado de moda. Que de repente, por aquello de haber perdido exclusividad, nos parece que eso que tanto nos gustaba ya no es tan bueno como creíamos.

Sin embargo, existen algunas modas que merecen ser salvadas a pesar del fervor popular. Y el gin-tonic es una de ellas.

Por algo nos encontramos ante una de las bebidas más versátiles conocidas, la única que acepta combinaciones para potenciar su sabor que van del consabido pepino o del pétalo de rosa con granos de pimienta, hasta las fresas o las gominolas.

Una virtud que, curiosamente, ha acabado convertida en su mayor desgracia, ya que no son pocos los magos del gin-tonic casero que se han creído los más innovadores del lugar echando ingredientes en la copa sin ton ni son, con el único resultado final de matar la esencia de la bebida original

¿Un consejo? Keep it simple. Vamos, que los gin tonics, cuanto más sencillos, mejor.  Y es que cuando se cuenta con materias primas excelentes como ginebras premium y tónicas con toque exótico, hace falta muy poco (unos hielos, quizás una cáscara de limón) para lograr la bebida perfecta.

Aunque si te apetece experimentar recuerda que estás preparando una copa, no una pizza. Así que nunca pongas más de dos ingredientes en la copa, tal y como demuestra esta video receta del gin tonic de arándanos. Descubrirás que a veces menos es más.

« Para no pasar desapercibidos Riaza B-Pro Bike Marathon, naturaleza sobre dos ruedas »